Calamares en tempura

El calamar gallego es un molusco cefalópodo con un sabor suave y ligeramente dulce, con una textura carnosa y tierna que lo hace muy delicado en boca. La versatilidad del calamar y sus características nutricionales lo convierten en un imprescindible de nuestras cocinas donde gracias a las cualidades de este delicioso molusco podrás disfrutar de sabores auténticos que van desde unos sencillos calamares a la plancha a un arroz negro de calamar, sin olvidarnos de los típicos calamares rebozados.

La tempura es una preparación típica de la cocina japonesa que consiste en rebozar un alimento con una fina masa de harina y freírlo posteriormente durante un corto periodo de tiempo. El resultado final es muy similar al rebozado tradicional español con harina y huevo, pero esta técnica llevada por los misioneros portugueses a oriente consigue un rebozado más ligero y crujiente.

En la pescadería online Coyomar, al comprar calamar gallego, obtendrás los productos más frescos del mercado, lo recibirás en tu domicilio listo para empezar a cocinar con todas las garantías de calidad con las que poder disfrutar del mejor sabor directo del mar.

Ingredientes

  • 1 kg de calamares gallegos
  • 300 ml de agua con gas o cerveza
  • 150 g de harina
  • 50 g de levadura
  • Aceite
  • Sal

Preparación

  1. Limpia los calamares, retirando la pluma y los restos del interior del manto. Lávalos bien, enjuagándolos varias veces, y córtalos en piezas anchas del tamaño de un bocado. Déjalos escurrir en un colador para que pierdan el agua.
  2. Bate el huevo con el agua muy fría (o la cerveza según prefieras) y ve añadiendo la sal, la harina tamizada y la levadura poco a poco, hasta que quede una masa suelta y fina. Mézclalo poco para conseguir una textura semilíquida que hará que la tempura quede crujiente una vez frita. El agua debe estar muy fría, siendo recomendable colocar un cuenco con hielo debajo para mantener la mezcla fría durante todo el proceso de cocinado.
  3. Seca los trozos de calamar en papel de cocina y pásalos por la mezcla de tempura. Lo mejor es realizar este paso poco a poco, a medida que vamos cocinando para que las piezas queden sueltas y no se apelmacen.
  4. En una sartén ponemos el aceite y lo calentamos a 180ºC. Para saber si el aceite está en su punto podemos echar una gota de tempura, si ésta va al fondo el aceite estará aún frío; si flota estará listo para comenzar a cocinar.
  5. Fríe los calamares con la tempura poco a poco, durante unos dos o tres minutos. Cuando suban a la superficie y comiencen a dorarse es el momento de retirarlos. Debes freír poca cantidad de cada vez para evitar que el aceite se enfríe, retirando los restos de masa que queden en el aceite.Deben quedar crujientes, pero no en exceso, con un color más pálido que los rebozados            
  6. Coloca los calamares en tempura en una fuente con papel de cocina absorbente a medida que vayas friendo para eliminar el exceso de aceite.
  7. Consúmelos calientes para apreciar todas las características organolépticas de la tempura. Puedes añadirles unas gotas de zumo de limón o mojarlos en salsas tipo soja, alioli, etc. Disfrutarás de un plato tradicional con un toque innovador.

 

En nuestra pescadería online Coyomar puedes comprar calamar gallego directo de nuestras lonjas con todas las garantías de origen y frescura.

Si preparas esta receta, nos gustaría que nos etiquetases en redes sociales para poder verlo.

Deja un comentario

Abrir chat