Cómo conservar pescados y mariscos

4.9/5 - (12 votos)

El consumo de pescado ha aumentado a lo largo de los años muy por encima del crecimiento de la población mundial, según datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), convirtiéndose en la proteína de origen animal más consumida, con un consumo per cápita de 20’5 kg, solo por debajo de las aves de corral.

El aumento del consumo de pescado por parte de la población se ha visto influenciada no solo por el aumento de la producción sino por la mejora de las prácticas de la industria pesquera, como son los avances tecnológicos a la hora de elaborar los productos, el mantenimiento de la cadena de frío, el transporte y la distribución. Estos factores están íntimamente relacionados con el aumento de la demanda de productos pesqueros y el menor número de pérdidas y desperdicios, pero sobretodo con una mayor concienciación por parte del consumidor de los beneficios para la salud que el consumo de productos pesqueros aporta.

Composición de los productos pesqueros

Los productos pesqueros ofrecen una gran diversidad de especies con una variada composición nutricional y organoléptica en función del tipo de producto y de la forma en que éstos se elaboran y comercializan. Los productos pesqueros se caracterizan por un bajo aporte calórico, siendo apreciados por ser una importante fuente de proteínas de gran calidad y aminoácidos esenciales que nuestro organismo no es capaz de sintetizar por sí mismo, siendo fundamentales para un correcto desarrollo de nuestro organismo.

El contenido graso de los productos pesqueros varía en función de la especie, clasificando a los pescados en blancos o magros y grasos o azules. La principal diferencia entre el pescado blanco y el azul radica en el porcentaje de grasa, siendo el contenido graso de los pescados blancos entre un 1-3% y el de los azules entre el 6-12%. La composición de las grasas presentes en los pescados es muy saludable, estando formadas en su mayoría por ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga, los conocidos como Omega-3 y Omega-6, tan beneficiosos para la salud.

El consumo de productos pesqueros aporta micronutrientes sumamente importantes como vitaminas del grupo A, B y D, así como minerales como el fósforo, el calcio, el potasio, el hierro, el magnesio, el zinc y el selenio.

Esta composición nutricional convierte a los productos pesqueros en un alimento único, una valiosa fuente de nutrientes de gran importancia que no deben faltar en una dieta variada y saludable.

Importancia del consumo de productos pesqueros

La modernización ha traído consigo grandes ventajas para la sociedad, pero también muchos inconvenientes que se manifiestan en el estilo de vida y en la alimentación de los países desarrollados. Vivimos en un mundo donde el presente se convierte en pasado en un abrir y cerrar de ojos, las prisas son la tónica general en un mundo donde pararse equivale a quedarse atrás y esto se ve reflejado en la alimentación. El consumo excesivo de alimentos ricos en grasas y azúcares tienen un efecto negativo para la salud individual, y por consiguiente en el conjunto de la sociedad, generando individuos malnutridos en una sociedad donde existe gran disponibilidad de alimentos.

 El consumo de productos pesqueros, con gran calidad nutricional, ayuda a reducir la malnutrición y corregir dietas deficientes que aportan alto contenido calórico y bajo contenido en nutrientes. El consumo de pescados y mariscos es beneficioso por el aporte de estos nutrientes, en particular las deficiencias en nuestra dieta de elementos como el hierro, el yodo, el zinc y vitaminas A y B.

El consumo de pescados y mariscos satisface las necesidades nutricionales básicas ofreciendo además múltiples beneficios para la salud, sobretodo en el caso de mujeres embarazadas y niños, contribuyendo al desarrollo cognitivo. El consumo de pescado previene enfermedades cardiovasculares, accidentes cerebrovasculares y degeneración muscular provocada por la edad, siendo además su consumo beneficioso para la salud mental.

¿Cuánto pescado y marisco hay que consumir a la semana?

La Organización Mundial de la Salud (OMS), el Ministerio de Sanidad del Gobierno español y la mayoría de dietistas y nutricionistas recomiendan un consumo de entre 3 y 4 raciones semanales de productos pesqueros para conseguir una dieta variable y saludable. El consumo de pescados y mariscos trae consigo numerosos beneficios para la salud aportando proteínas de alto valor biológico y un perfil lipídico asociado a una buena salud gracias a su composición en ácidos grasos poliinsaturados, siendo recomendable la combinación de pescados blancos y azules en la dieta.

La cantidad recomendada por persona y día se estima en unos 200 gr de producto, lo que equivale a entre 600 y 800 gr semanales. Los pescados y mariscos tienen una porción comestible muy variable en función de la especie, por lo que hay que tener en cuenta este factor a la hora de adquirir nuestros productos. El consumo de ejemplares de pequeño tamaño, cuyo consumo puede realizarse entero, aporta múltiples beneficios nutricionales, ya que en sus espinas, cabeza y piel se encuentran múltiples nutrientes, además de ayudar a reducir el desperdicio de alimentos en el planeta.

La importancia de la temperatura en la conservación de los productos pesqueros

La temperatura es un factor de vital importancia a la hora de conservar los alimentos, el frío es un gran aliado a la hora de mantener en buenas condiciones los productos pesqueros, ya que temperaturas próximas a la fusión del hielo (0ºC) disminuyen el crecimiento microbiano alargando la vida útil de los productos.

Las bacterias tienen un rango de temperaturas muy variado en función de su especie, siendo su temperatura óptima de crecimiento 37ºC, por lo que el deterioro es máximo a ese rango de temperaturas, aunque variable, por lo que las bajas temperaturas reducen el proceso de degradación deteniendo el crecimiento bacteriano y las reacciones químicas.  Un pescado fresco sometido a una temperatura de 15ºC tendrá una vida útil de 1 día, puesto que el deterioro será total a partir de ese momento, a temperaturas de 5ºC la vida útil aumentará hasta los 2 días, comenzando el deterioro máximo el tercer día y siendo completamente inservible en el cuarto; si la temperatura de conservación es de 0ºC el pescado mantendrá su frescura óptima durante 3 días y manteniéndose en buen estado hasta el quinto día a partir del cual el deterioro irá en aumento hasta el décimo día donde su consumo será inviable.

A temperaturas próximas a la fusión del hielo la degradación es muy lenta, siendo por debajo de los -1ºC cuando se produce la congelación de los alimentos. A temperaturas estándar de congelación, -18ºC, la degradación de los alimentos ocurre muy lentamente deteniéndose el crecimiento microbiano, el cual se para completamente a temperaturas alrededor de -30ºC.

La temperatura es un factor de vital importancia para la conservación de los alimentos, pero hay que tener en cuenta que el tiempo de conservación de los alimentos congelados no es ilimitado, debiendo prestar especial atención a las fechas de congelación de los productos y la vida útil o fecha de caducidad de los mismos.

¿Cómo se almacenan los productos del mar?

Los pescados y mariscos son productos muy perecederos que desde el momento de su captura por parte de los barcos pesqueros deben asegurar su conservación mediante métodos de frío lo antes posible para evitar que los microorganismos presentes en su organismo comiencen el proceso de degradación que disminuiría su vida comercial y su calidad.

El tiempo de almacenamiento dependerá de la especie, del método de captura y de la manipulación realizada al producto, debiendo garantizarse en todo momento una temperatura de entre 0-4ºC desde el momento de su captura hasta la llegada al consumidor final, incluyendo las etapas de descarga, distribución y venta.

El tamaño y la composición de los peces tienen gran importancia a la hora de determinar la vida útil de los productos pesqueros, así, los pescados más pequeños y con un alto contenido en grasas se estropearán antes, con una vida útil de entre 3 y 6 días, que uno de mayor tamaño que apenas tenga grasas en su composición, cuya vida útil puede alcanzar varias semanas.

Las empresas disponen de un sistema de aseguramiento de la calidad que permite poner a disposición de los consumidores productos inocuos. El Manual de Análisis de Puntos Críticos es un arma muy eficaz para el aseguramiento de la calidad en los productos alimenticios, en el cual existen procedimientos de obligado cumplimiento como el de control de las temperaturas que permite comprobar si el proceso al que se ha visto sometido un determinado producto cumple con la legislación alimentaria.

Métodos de conservación de pescados y mariscos. ¿Cuánto tiempo se conserva el pescado y qué tipo de conservación se da a los alimentos del mar?

Los pescados y mariscos son una importante fuente de nutrientes que contribuyen a una buena salud, aunque su hándicap es su carácter perecedero. La rápida alteración de sus cualidades organolépticas y nutricionales hace que los tratamientos de conservación sean de gran importancia a la hora de disfrutar de un producto de gran calidad como son los productos pesqueros.

Los métodos de conservación de los pescados y mariscos varían en función del uso al que se destinará el producto, así como la duración estimada que se le pretenda dar al mismo. Los métodos más empleados, en función del tiempo de conservación deseado, para mantener este tipo de alimentos en las mejores condiciones son:

  • Refrigeración: Este tipo de sistema se emplea para conservar el pescado y el marisco fresco durante cortos periodos de tiempo. Se aconseja su uso para consumos a corto plazo, ya que solo se mantendrán hasta 3 días sin estropearse. Este tipo de método de conservación requiere una serie de cuidados previos como serán la limpieza, descamación y evisceración del producto, siendo factores que aumentan el tiempo de conservación.
  • Congelación: La congelación se emplea para conservar pescados y mariscos durante periodos de tiempo medio-largo. El rango de temperatura influirá en gran medida en el tiempo de permanencia de los productos en congelación, un congelador convencional casero de 4 estrellas que alcance los -18ºC permitirá mantener los productos en su interior hasta 3 meses manteniendo todas sus cualidades, mientras que los congeladores industriales que alcanzan menores temperaturas mantendrá el producto durante periodos de hasta 2 años.
  • Ahumado: La técnica del ahumado es una de las técnicas de conservación de alimentos más antiguas. Consiste en someter al alimento a una fuente de humo procedente de maderas con poca resina para aumentar su vida útil, este tipo de conservación provoca un “cocinado” del producto manteniendo casi todos los nutrientes, a excepción de las proteínas que se desnaturalizan por el efecto del calor, pero además aporta un sabor, olor, color y textura característico. Existen dos tipos de ahumado, el ahumado en frío (temperaturas de entre 10 y 30ºC) y ahumado en caliente (70-110ºC). Los productos ahumados se conservan sobre 4 días en el frigorífico y hasta 3 meses en el congelador.
  • Conserva: Es uno de los sistemas de conservación más conocidos y que admite más variables a la hora de realizarlo. Los pescados y mariscos son cocinados y sumergidos en salsas, escabeches o aceite para luego introducirlos en tarros de cristal o latas de metal que serán esterilizados. Una conserva bien hecha puede tener una vida útil de entre 2 y 5 años.
  • Salazón: La salazón es un método de conservación muy popular y antiguo que consiste en provocar la deshidratación de los productos mediante la inmersión de los mismos en sal. La salazón se considera como el método de conservación que detiene el tiempo, aunque es una de las más delicadas ya que una mala conservación de los productos salados puede provocar cambios en la composición de los mismos que afecten negativamente a las características organolépticas y la inocuidad del producto.

¿Cuánto tiempo dura el pescado fresco en el refrigerador?

Los productos pesqueros necesitan unas condiciones de conservación muy concretas que garanticen la seguridad y eviten la aparición y proliferación de patógenos que afectarían a la inocuidad y la calidad de los productos.

Las características individuales definirán el tiempo adecuado para cada uno de ellos a la hora de conservar productos pesqueros en la nevera, no se comporta del mismo modo un pescado graso que un molusco o un crustáceo, ya que poseen una composición y características propias. Lo más recomendable es el consumo de los mismos en los dos primeros días tras su compra, aunque el tiempo variará según el tipo de producto.

  • Un pescado blanco o magro, con un contenido en grasa de entre el 1 y el 3%, se mantendrá en perfectas condiciones hasta 3 días.
  • Un pescado azul o graso, con un contenido de entre 6 y 12% de lípidos, disminuye el tiempo de conservación en frigorífico en 1 o 2 días en función de la cantidad de grasa, por lo que el tiempo de conservación en nevera de este tipo de productos será de solo 2 días. Se recomienda consumir en 1 día los de mayor porcentaje de grasa, mientras que los de menor contenido podrán ser consumidos en los 2 días posteriores a su entrada en el frigorífico. No porque resulten peligrosos, sino porque sus cualidades se habrán visto afectadas.
  • Los crustáceos frescos deben mantenerse un tiempo no superior a los 2 días para preservar sus cualidades. Si éstos están cocidos el tiempo aumentará hasta 3 días, aunque se recomienda mantenerlos aislados de otros alimentos para evitar olores y sabores extraños.
  • Los moluscos bivalvos aguantan hasta 3 días vivos en la nevera si se mantienen envueltos en un paño humedecido.

¿Cómo conservar los productos pesqueros en la nevera?

Para aumentar la vida útil de los productos pesqueros es preciso llevar a cabo una serie de consejos que harán que puedas disfrutar de estos productos con todas las garantías de calidad y sabor.

  • Si el pescado no está limpio y eviscerado debes lavarlo con agua y quitarle las vísceras y escamas, ya que éstas son las primeras en presentar los síntomas de degradación. Elimina el exceso de agua con papel secante y colócalo en un envase con rejilla o algún sistema de absorción de los jugos que pueda soltar el producto.
  • Introdúcelo en el frigorífico a una temperatura de entre 0 y 4ºC o introdúcelos en hielo evitando que la carne esté en contacto directo para evitar quemaduras. Te recomendamos colocarlo en el mismo envase que te hemos suministrado en tu pescadería online de confianza Coyomar, ya que se trata de envases aptos para refrigeración y congelación.
  • Coloca los productos pesqueros en la parte inferior del frigorífico, donde la temperatura es menordentro de algún recipiente que impida que el frío reseque la carne.
  • Evita colocar los productos amontonados, ya que eso puede provocar la proliferación de bacterias.
  • No conserves el pescado en agua ya que puede ser un medio de cultivo para los microorganismos patógenos y además diluirá los nutrientes presentes en el producto.
  • El envasado al vacío aumentará el tiempo de conservación en nevera, los envases de tu pescadería online de confianza Coyomar emplean este tipo de sistema por lo que si no vas a consumirlo en el momento de la entrega podrás guardarlos en tu frigorífico tranquilamente durante unos 4 días o congelarlo si así lo deseas.
  • Si vas a cocinar los productos o deseas consumirlos en ese momento puedes conservarlos en tu frigorífico entre 3 y 4 días, siendo recomendable que se mantengan en recipientes cerrados para evitar sabores y olores extraños.

Si sigues estos consejos podrás disfrutar de los productos pesqueros con todas las garantías, te recomendamos que antes de consumirlos compruebes si el proceso de conservación ha sido el adecuado a través de una serie de características que deben mantener durante el tiempo de conservación:

  • El olor del pescado debe ser fresco y suave, tirando a neutro. Si el olor es fuerte es que la cadena de frío se ha roto y el pescado puede sufrir algún tipo de deterioro.
  • Los ojos deben ser transparentes y brillantes, ligeramente saltones en función de la especie. Desconfía de ojos opacos y muy planos.
  • La piel debe ser brillante y la carne debe ser firme al tacto. Una piel mate es sinónimo de pérdida de frescura, al igual que una carne que se mantiene hundida tras una ligera presión de los dedos.
  • Las branquias deben ser de color rojo brillante o agranatado, enteras y sin mucosidad, con un olor fresco y suave.

¿Cuánto tiempo dura el pescado en el congelador??

La congelación es el método de conservación más empleado en los hogares y que permite la disponibilidad de alimentos por más tiempo de forma segura ya que interrumpe la actividad enzimática y bacteriológica que se produce durante la degradación de los alimentos al convertir el agua disponible, fuente de crecimiento microbiano, en sólido.

La temperatura de congelación es muy importante para frenar esta degradación, siendo -18ºC y por debajo de ésta las más recomendadas a la hora de conservar alimentos por más tiempo. A menores temperaturas más rápido será el proceso de congelación y menores serán los cristales de hielo que se formen en el interior de las células de los alimentos, cuya composición mayoritaria está formada por agua, lo que mantendrá la estructura interna de los alimentos.

La composición de los alimentos es muy importante a la hora de estimar si vida útil ya que no todos se comportan de igual forma. La cantidad de agua es uno de los factores más importantes, pero también los son el porcentaje de grasas que éstos contiene por lo que los tiempos de congelación recomendados para los distintos productos pesqueros serán:

  • Pescados blancos o magros: Este tipo de pescados se caracteriza por su bajo contenido en grasas, siendo uno de los productos que mayor tiempo de conservación en congelación posee, aguantando en perfectas condiciones hasta 6 meses.
  • Pescados grasos o azules: Los pescados azules poseen una proporción de grasa mayor, debiendo ser su periodo de congelación de solo 3 meses.
  • Moluscos bivalvos: Los moluscos bivalvos tienen una alta proporción de agua en su composición, siendo su periodo máximo de conservación en congelación de entre 2 y 3 meses.
  • Moluscos cefalópodos: Pulpo y calamares aguantan en el congelador hasta 6 meses siempre que hayan sido perfectamente eviscerados y lavados.
  • Crustáceos: Los crustáceos se caracterizan por su gran diversidad, lo cual se refleja en el tiempo de conservación de los mismo en congelación. Los crustáceos que mayor tiempo mantienen sus características son la langosta y el bogavante, con un máximo de 12 meses. Los crustáceos decápodos como la centolla, el buey de mar y la nécora pueden aguantar hasta 10 meses, mientras que los langostinos, gambas o camarones tienen un periodo máximo de 3 meses.

¿Cómo conservar los productos pesqueros en el congelador?

El tipo de congelador empleado será primordial para almacenar alimentos en buenas condiciones, un congelador de 1 o 2 estrellas alcanza temperaturas de congelación de entre -6 y -12ºC, lo que producirá una congelación lenta de los alimentos que puede afectar a su composición, mientras que un congelador de 3 o 4 estrella alcanza rangos de temperatura de entre -18 y -24ºC, lo que permitirá conservar los alimentos durante más tiempo en perfectas condiciones.

Los productos pesqueros deben ser congelados lo más rápido posible, siendo recomendable congelar aquellos productos que no vayan a ser consumidos en el plazo de 2 o 3 días.

El pescado debe reunir una serie de requisitos para mantenerse en óptimas condiciones durante el periodo de almacenamiento en congelación, lo más importante es lavarlo bien con agua potable y retirar las vísceras y escamas, secando bien el producto con papel adsorbente para retirar los restos de humedad. En tu pescadería online de confianza Coyomar prepararemos el pescado para ti, solo debes indicarnos que deseas el pescado limpio y eviscerado y te lo entregaremos listo para congelar.

El tamaño de los productos es otro factor que influye a la hora de conservar pescados y mariscos en el congelador, lo más recomendable es guardarlo en bloques pequeños que permitan una congelación uniforme del producto, las piezas de mayor tamaño tardarán más en congelarse pudiendo afectar a la calidad al producirse una lenta congelación del interior del alimento, rompiendo su estructura interna, lo que se notará en el cocinado con una textura más seca y fibrosa.

Un factor importante a la hora de conservar el pescado por mucho tiempo es el sistema empleado a la hora de almacenarlo, no se conservará de igual modo un pesado que ha sido introducido en una bolsa atada que uno guardado en un tupper o envasado al vacío, éstos dos sistemas impedirán la absorción de olores y la pérdida de agua manteniendo el producto en buenas condiciones durante más tiempo. Los productos de tu pescadería de confianza Coyomar están envasados al vacío en recipientes aptos para congelación, por lo que si lo deseas solo deberás guardarlo en tu congelador y disfrutarlos más adelante.

Como hemos dicho anteriormente, no todos los productos tienen el mismo tiempo de vida útil, por lo que si quieres consumir productos de calidad con las mismas características nutricionales y organolépticas es muy importante anotar la información sobre el producto y la fecha de congelación para saber cuál es el plazo para su consumo.

El lugar que ocupan los productos alimenticios en nuestro congelador es importante a la hora de la conservación en perfectas condiciones de los mismos, los productos pesqueros deben guardarse en el primer cajón del congelador, ya que es ahí donde se mantiene la temperatura más fría. Si la cantidad que vas a congelar es muy grande, deberás aumentar la potencia hasta el máximo durante una hora aproximadamente para mantener la estabilidad térmica.

Estos consejos son muy importantes a la hora de consumir productos con todas las garantías de calidad, la congelación es un método que permite consumir productos fuera de temporada con las mismas características nutricionales y organolépticas, siendo además un buen método de ahorro al permitir almacenar alimentos en momentos donde su precio es inferior.

¿Cómo descongelar productos pesqueros?

Tan importante es seguir las indicaciones para almacenar en congelación como el proceso para descongelarlo, un mal proceso de descongelación puede alterar el producto, afectando el estado del mismo y su seguridad alimentaria.

Existen diferentes formas de descongelar un producto pesquero en función del tiempo que dispongamos antes de su consumo. Los diferentes métodos producen diferentes cambios en el producto que pueden afectar a su composición nutricional y organoléptica.

– Descongelación en el frigorífico: Este método es la mejor opción a la hora de descongelar alimentos y el más seguro ya que el alimento va perdiendo temperatura poco a poco, pero manteniéndose en un rango de temperatura que no aumenta el crecimiento microbiano ni el deterioro enzimático. El producto puede pasar directamente del congelador al frigorífico con una antelación de entre 12 y 24 horas, se recomienda colocar en un recipiente cerrado para evitar los goteos y olores.

– Descongelación en agua fría: Es un proceso de descongelación más rápido, pero si no se toman una serie de precauciones puede afectar a la calidad del producto. Los productos deben estar en una bolsa al vacío para evitar la pérdida de nutrientes y la entrada de agua que afectará a la textura y acelerará el crecimiento microbiano. El agua debe cambiarse cada 30 minutos para asegurar una correcta descongelación, la cual se producirá en unas 2 o 3 horas.

– Descongelación en microondas: Es el proceso de descongelación más rápido pero que produce más cambios en el producto. Debes colocar el microondas en modo descongelar y colocar el producto dentro de un recipiente para evitar que se reseque. Este proceso debe realizarse prestando mucha atención, ya que un tiempo excesivo puede terminar por cocinar el producto, para ello debes escoger el programa de descongelación adecuado al producto a descongelar. El tamaño de la pieza debe permitir el buen funcionamiento del plato giratorio para realizar una descongelación uniforme, comprueba que el producto no adquiere colores extraños por una mala distribución del calor, si es necesario dale la vuelta o retíralo y deja que se termine de descongelar en la nevera. Si la pieza es grande debes cortarla y aumentar su tiempo de descongelación.

Comprar pescados y mariscos en tu pescadería online de confianza

En Coyomar podrás comprar pescados y mariscos con la mayor frescura y calidad, ya que solo adquirimos los productos el día previo a su envíoLa etiqueta es la prueba de calidad de nuestros productos, donde podrás comprobar la procedencia y la fecha de captura.

En nuestra página web puedes consultar la disponibilidad de pescados y mariscos frescos o puedes solicitar que los cocinemos en nuestras instalaciones, listos para consumir, o podrás congelarlos y consumirlos más adelante ya que los embalajes que empleamos son aptos para congelación.

En la pescadería online de Coyomar trabajamos para ofrecer a nuestros clientes solo los productos más frescos y de mayor calidad. Los pescados y mariscos que adquieres a través de nuestra web son seleccionados el día de su pedido y enviados en 24 horas, para que puedas disfrutar de los productos más frescos del mercado. Si escoges el pedido aplazado en el tiempo, serán seleccionadas el día previo al envío. No trabajamos con stock de productos, los compramos bajo pedido. ¡Nuestros clientes solo se merecen lo mejor, nuestros clientes se merecen Coyomar!

Cuéntanoslo en nuestras redes

Deja un comentario

¡Compártelo!
Compartir en whatsapp
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Últimas recetas
¡Pídelo online!

Mariscos

Capturados en las rías gallegas
Comprar

Pescado Salvaje

Capturado de forma artesanal
Comprar

Mariscadas

Comprar

Otros productos
del mar

Comprar
pedir pescado y marisco gallego para navidad