Cómo congelar marisco para Navidad

Cómo congelar el marisco para Navidad: Consejos e instrucciones

4.9/5 - (12 votos)

La Navidad está a la vuelta de la esquina y los hogares más previsores comienzan a realizar sus compras con el objetivo de ahorrar, suponiendo un gran reto para la mayoría de los hogares que ven como los productos más demandados en las mesas navideñas aumentan su precio incluso un mes antes de las fechas señaladas.

Los pescados y mariscos son los productos más solicitados, los productos estrella en toda celebración. Los rangos de precios son muy variables siendo los productos más demandados pescados como el besugo y mariscos como el percebe, el camarón, la centolla y las almejas, que verán incrementado su precio a medida que nos acercamos a los días clave de las fiestas.

Que nuestra cena navideña sea un éxito que no afecte excesivamente nuestro bolsillo dependerá del tipo de producto, del lugar donde lo adquiramos y de la fecha de compra, siendo cada vez mayor el número de personas que decide adelantar sus compras y congelarlas, por lo que es muy importante escoger una empresa fiable si queremos garantizar el éxito de nuestras celebraciones.

El grupo Coyomar cuenta con más de 20 años de experiencia en el sector pesquero, la calidad y la frescura de nuestros pescados y mariscos gallegos está garantizada, comprar pescados y mariscos gallegos en la pescadería online Coyomar es tan seguro y fiable como hacerlo en la pescadería de tu barrio.

La pescadería online Coyomar quiere ayudar a sus clientes a disfrutar de unas fiestas navideñas muy especiales, te ofrecemos la oportunidad de disfrutar de los mejores pescados y mariscos gallegos a buen precio, podéis realizar las compras ahora y congelar los productos hasta Navidad. El espacio de almacenamiento no debe ser un inconveniente, nosotros podemos almacenarlo congelado en nuestras instalaciones y enviártelo el día que desees saborear estos manjares del mar gallego.

Disfrutar unas estupendas fiestas alrededor de una mesa no debe ser motivo de preocupación, descubre cómo ahorrar y disfrutar del mejor sabor gallego de nuestros pescados y mariscos. ¡Disfruta la Navidad, disfruta Coyomar!

¿Es la congelación un método seguro de conservación de alimentos?

La congelación es uno de los métodos más fáciles y rápidos para conservar alimentos de un modo seguro siempre que se realice de forma correcta, estando además al alcance de todo el mundo. Los alimentos congelados en buenas condiciones mantienen sus propiedades organolépticas y nutricionales, conservando su sabor, color y textura iniciales, así como todos sus nutrientes.

La congelación prolonga la vida útil de los alimentos de forma segura, reduciendo el desperdicio alimentario, ayudando al ahorro, facilitando la disponibilidad de alimentos de otras temporadas y ahorrando tiempo a la hora de almacenar alimentos ya preparados. El proceso de congelación detiene el crecimiento microbiano sin llegar a destruirlo, por lo que el estado inicial de los alimentos en el momento de llevar a cabo la congelación será esencial para obtener una buena calidad final del producto.

La congelación es segura siempre que se lleven a cabo una serie de recomendaciones sobre las pautas correctas y una posterior descongelación que impida que los microorganismos se reactiven y multipliquen llegando a provocar una intoxicación alimentaria.

¿Se pueden congelar todos los alimentos?

La mayoría de los alimentos son susceptibles de ser congelados, pero hay que tener en cuenta la composición de los mismos, así como la resistencia de los tejidos animales y vegetales al proceso de congelación sin que suponga una pérdida de calidad.

Los grupos de alimentos que tienen una buena actitud frente a la congelación son carnes, pescados, mariscos, fiambres y embutidos, verduras, legumbres y frutas, pan y huevos batidos. Las diferencias en la composición de cada uno de ellos determinará el tiempo que deben permanecer en congelación sin ver comprometida su calidad, por ese motivo, alimentos que no deben ser congelados porque pierden sus cualidades organolépticas, como son su textura o sabor, son frutas y verduras que van a ser consumidas en crudo, patatas, huevos con cáscara y aquellos alimentos con un alto contenido en grasas, como mayonesa o fritos, que provocarían un enranciamiento de las  mismas afectando a su sabor.

¿Cómo se produce la congelación de los alimentos?

El agua es el componente principal de los seres vivos y un factor determinante para la conservación y seguridad de los alimentos. La congelación consiste en la transformación de esa agua en hielo al someterla a bajas temperaturas para conseguir reducir la cantidad disponible para la vida y crecimiento de los microorganismos. Este proceso se produce en varias etapas, siendo la rapidez en llevarlo a cabo un factor clave para mantener la calidad y evitar el deterioro de los alimentos.

La congelación comienza con la etapa del subenfriamiento, donde se produce un descenso de la temperatura por debajo de los 0ºC sin llegar a congelar el alimento. Los núcleos de hielo que darán paso a los cristalesse forman de manera espontánea en la etapa de nucleación, seguida por la fase de crecimiento de los cristales de hielo en el agua disponible, el proceso finaliza con el alimento a la misma temperatura que el congelador que lo alberga.

El tamaño de los cristales de hielo es un factor importantísimo para mantener la calidad de los alimentos y evitar el daño celular provocado por cristales de gran tamaño que afectarán a la textura, color, olor y sabor de los alimentos, así como la pérdida de fluidos durante la descongelación que llevarían consigo parte de las vitaminas y minerales.

La congelación rápida se sitúa como la ideal al formar múltiples núcleos de hielo que darán lugar a cristales de pequeño tamaño dentro de las células, esto se consigue congelando por debajo de -20ºC en 30 minutos, manteniendo así la calidad y evitando el deterioro de los alimentos. En la mayoría de los congeladores domésticos se produce una congelación lenta, entre 3 y 72 horas, por lo que el número de núcleos de hielo será menor y los cristales formados tendrán mayor tamaño, lo que provocará una ruptura de las paredes celulares afectando a la textura y al sabor.

¿Cómo saber si mi congelador es el adecuado?

El congelador es el electrodoméstico más importante de nuestras cocinas, la elección del mismo y su buen funcionamiento será clave para la conservación de los alimentos de forma segura.

El nivel de frío que alcanza un congelador se mide en estrellas, a mayor número de estrellas menor temperatura alcanzará el electrodoméstico y mayor tiempo podrá albergar alimentos en óptimas condiciones. El buen funcionamiento es imprescindible para mantener una temperatura constante durante todo el proceso de conservación y evitar la ruptura de la cadena de frío que puede provocar un aumento de la actividad enzimática y bacteriana, afectando a la viabilidad de los alimentos allí almacenados.

La clasificación de los congeladores por estrellas sería:

  • 1 estrella (*): El congelador alcanzará temperaturas de -6ºC, permite el almacenamiento de alimentos ya congelados durante aproximadamente 1 semana.
  • 2 estrellas (**): Alcanza temperaturas de -12ºC, conservando alimentos congelados previamente hasta 1 mes.
  • 3 estrellas (***): Alcanza los -18ºC y conserva alimentos ya congelados hasta 3 meses.
  • 4 estrellas (****): Alcanza temperaturas inferiores a los -18ºC y permite congelar alimentos frescos y almacenarlos durante un largo periodo de tiempo, en función del alimento.

¿Qué debes hacer antes de congelar un alimento?

La calidad inicial de los alimentos es primordial a la hora de realizar un correcto proceso de congelación, un alimento de poca calidad no mejorará tras el proceso por lo que es muy importante seleccionar alimentos en buenas condiciones antes de realizar la congelación.

La clave está en congelar adecuadamente cada uno de los alimentos en función de sus características, siendo la limpieza de los alimentos fundamental para disminuir la actividad enzimática y la proliferación bacteriana que provocarían la pérdida del producto. Siguiendo unos sencillos pasos podrás disfrutar de alimentos sanos.

  1. La limpieza es fundamental antes del iniciar el proceso de congelación, siendo imprescindible limpiar adecuadamente los alimentos que queremos conservar:
  2. Eliminar las grasas de las carnes para evitar un enranciamiento del producto
  3. Eliminar las vísceras en los pescados y secarlo bien antes de congelar para evitar la formación de hielo
  4. Lavar, pelar y cortar la fruta y verdura antes del proceso de congelación.
  5. Proteger los alimentos antes de introducirlos en el congelador, empleando siempre materiales aptos para alimentos, siendo recomendable el uso de envases que permitan un cierre hermético como tuppers, bolsas de congelación o el propio envase del alimento. Los envases protegerán el producto evitando la aparición de cristales de hielo en su superficie, coloraciones o quemaduras que pueden afectar a su calidad.
  6. Marcar el envase que almacena el alimento indicando el nombre y la fecha de congelación.

¿Cómo se congelan los alimentos en casa de forma segura?

La congelación de los alimentos debe realizarse lo más rápido posible para evitar la formación de cristales de hielo en el interior de las células, se recomienda realizarlo a temperaturas inferiores a los -18ºC, siendo los congeladores de 4 estrellas los más indicados.

 Los alimentos solo se congelarán antes de alcanzar su fecha de consumo preferente o su fecha de caducidad, ya que una vez congelados se paraliza la actividad bacteriana y se alarga la vida útil de los mismos, pudiendo sobrepasar la fecha de caducidad que figura en la etiqueta original, pero debiendo mantener la recomendación de tiempos en congelación para cada tipo de producto.

La congelación es una práctica excelente a la hora de reducir el desperdicio alimentario, por lo que si te sobra comida puedes congelarla el mismo día y consumirla en otro momento, suponiendo además un ahorro de dinero y tiempo. Este proceso puedes ampliarlo a alimentos a punto de estropearse, cocínalos y congélalos.

Los alimentos deben ser introducidos en el congelador a temperatura ambiente o directos de la nevera, nunca calientes, ya que pueden afectar negativamente a otros alimentos almacenados al aumentar la temperatura del congelador.

El tamaño de los alimentos influye en el tiempo que éstos tardan en congelarse, se recomienda dividirlos en porciones de consumo en función del número de comensales previsto facilitando el proceso de congelación y reduciendo el desperdicio de alimentos.

Los alimentos congelados que han sido descongelados posteriormente no deben volver a congelarse. Si es necesario volver a realizar el proceso de congelación, éste debe llevarse a cabo previo cocinado del alimento a 70ºc durante al menos 2 minutos.

¿Cuánto tiempo puedo conservar los alimentos en congelación?

Una correcta congelación puede mantener la seguridad alimentaria casi permanentemente, siendo el tiempo recomendado para cada producto establecido atendiendo a estándares de calidad.

Los tiempos de conservación de los alimentos en congelación son importantes a la hora de mantener sus cualidades organolépticas y nutricionales, ya que la actividad enzimática y bacteriana no se elimina, sino que se ralentiza. La composición de los alimentos será la que determinará los tiempos de conservación en congelación, siendo factores como la actividad de agua o la composición lipídica claves para determinar este tiempo. En líneas generales los tiempos establecidos para la conservación de los distintos tipos de alimentos son:

  • Carne de vacuno, cordero o cerdo: Entre 6-12 meses
  • Carnes picadas y hamburguesas: 3-6 meses
  • Carne de pollo y caza: 10 meses
  • Fiambres y embutidos: 1-2 meses
  • Frutas y verduras: 8-12 meses
  • Huevos crudos, sin cáscara: 12 meses
  • Marisco: 3-6 meses
  • Pescado azul: 2-3 meses
  • Pescado blanco: 6-8 meses
  • Pan y masas: 3 meses
  • Sopas y guisos: 2-3 meses
  • Vísceras: 6 meses

El mantenimiento de la cadena de frío es muy importante a la hora de mantener la calidad de los alimentos, es por ello que se recomienda evitar las subidas y bajadas de temperatura durante el almacenamiento que podrían provocar cambios en la calidad de los alimentos al provocar que los cristales de hielo se fundan y vuelvan a formarse dando lugar a cristales más grandes. El etiquetado de los alimentos nos indicará la temperatura de conservación y la fecha de consumo preferente, debiendo recordar siempre que lo primero en entrar en el congelador debe ser lo primero en salir.

¿Cuánto tiempo se pueden congelar el pescado y marisco?

La composición de los pescados y mariscos es muy importante a la hora de estimar su vida útil ya que no todos se comportan de igual forma. La cantidad de agua es uno de los factores más importantes, pero también los son el porcentaje de grasas que éstos contiene por lo que los tiempos de congelación recomendados para los distintos productos pesqueros son:

  • Pescados blancos o magros: Este tipo de pescados se caracteriza por su bajo contenido en grasas, siendo uno de los productos que mayor tiempo de conservación en congelación posee, aguantando en perfectas condiciones hasta 6 meses.
  • Pescados grasos o azules: Los pescados azules poseen una proporción de grasa mayor, debiendo ser su periodo de congelación de solo 3 meses, para evitar un enranciamiento provocado por las grasas
  • Moluscos bivalvos: Los moluscos bivalvos tienen una alta proporción de agua en su composición, siendo su periodo máximo de conservación en congelación de entre 2 y 3 meses.
  • Moluscos cefalópodos: Pulpo y calamares aguantan en el congelador hasta 6 meses siempre que hayan sido perfectamente eviscerados y lavados.
  • Crustáceos: Los crustáceos se caracterizan por su gran diversidad, lo cual se refleja en el tiempo de conservación. Los crustáceos como la langosta y el bogavante, aguantan un máximo de 12 meses. Los crustáceos decápodos como la centolla, el buey de mar y la nécora pueden aguantar hasta 10 meses, mientras que los langostinos, gambas o camarones tienen un periodo máximo de 3 meses.

¿Cómo conservar los productos pesqueros en el congelador?

Los productos pesqueros son alimentos muy perecederos que deben ser congelados lo más rápido posible para evitar un rápido deterioro microbiano, siendo recomendable la congelación de aquellos productos que no van a ser consumidos en el plazo de 2-3 días.

Los consejos para obtener productos inocuos y de calidad tras el proceso de congelación deben seguirse especialmente con ellos para poder disfrutar de la calidad inherente a los pescados y mariscos gallegos.

El tamaño de los productos es muy importante a la hora de realizar una congelación rápida y uniforme, la cantidad de agua presente en los pescados y mariscos hará que una congelación lenta provoque cambios en el interior del alimento, rompiendo su estructura interna y adquiriendo una textura seca y fibrosa. Si el tamaño de los productos o la cantidad es muy grande, se recomienda aumentar la potencia del congelador durante una hora hasta el máximo con el objetivo de estabilizar la temperatura.

El sistema de almacenamiento debe impedir la absorción de olores y la pérdida de agua, lo que mantendrá tus pescados y mariscos gallegos en buenas condiciones durante más tiempo. En la pescadería online Coyomar puedes solicitar el envasado al vacío de nuestros productos, nuestros envases son aptos para estar en contacto con alimentos y admiten congelación, por lo que solo deberás guardarlos en tu congelador y disfrutarlos más adelante, anotando previamente la información necesaria para conocer su plazo de consumo.

El congelador está dividido en zonas con distintas temperaturas, siendo el primer cajón del congelador es el lugar más frío y el recomendado para guardar los pescados y mariscos durante más tiempo en óptimas condiciones.

¿Cómo se congela el pescado y el marisco fresco?

El pescado fresco debe lavarse bien con agua potable y retirar las vísceras y escamas, secando bien el producto con papel adsorbente para retirar los restos de humedad, debes guardarlo en una bolsa de congelación o un tupper y cerrarlo correctamente en el primer cajón del congelador. En tu pescadería online de confianza Coyomar prepararemos el pescado para ti envasado al vacío, solo tendrás que introducirlo en el congelador.

El marisco fresco debes limpiarlo bien con agua potable y guardarlo en bolsa de congelación bien cerrada, en el primer cajón del congelador si es posible. El marisco gallego de tu pescadería Coyomar viene en cajas de poliespan aptas para estar en contacto con productos alimenticios, cuando recibas el pedido solo debes abrir la caja y retirar las bolsas de hielo de su interior, guardando la tapa para más adelante. Introduce la caja abierta en el congelador para facilitar una congelación más rápida, si deseas dividir las cantidades colócalas en recipientes adecuados para congelación. Una vez transcurridas 24 horas, coloca la tapa y ciérrala con cinta adhesiva, asegurándote que el cierre sea lo bastante hermético

Debes anotar la fecha de congelación y las características del producto para saber su fecha de consumo y recuerda que “lo primero en entrar debe ser lo primero en salir”.

¿Cómo se congela el marisco cocido?

El marisco cocido es una forma de ahorrar tiempo en nuestras celebraciones, bogavantes, centollos o nécoras son los productos más empleados para congelar una vez cocinados, siendo su sabor y textura excelentes siempre que se lleven a cabo una serie de consejos.

La calidad del producto es muy importante para obtener un buen resultado final, por lo que será mejor ponerte en manos de tu pescadero de confianza para elegir los mejores pescados y mariscos gallegos y seguir una serie de indicaciones para poder saborear el marisco como si de recién cocinado se tratase:

  • Sigue las indicaciones para cocer tu marisco gallego, en la página web Coyomar sabrás cómo cocer tus mariscos gallegos. Una vez completado el tiempo de cocción es muy importante sumergir el marisco en agua con hielo para cortar la cocción y obtener una carne jugosa y que se desprenda fácilmente.
  • Empapa un paño de algodón o papel vegetal en el agua de cocción y envuelve el marisco en él, terminando con film plástico de forma que quede bien sellado. Introduce una etiqueta con la fecha de congelación.
  • Coloca los crustáceos en el primer cajón del congelador, con las patas hacia arriba para evitar que se pierda el caldo del caparazón.
  • Los moluscos bivalvos puedes cocinarlos al vapor o en salsa, una vez fríos introdúcelos en un tupper y cierra herméticamente.

¿Cómo se realiza la descongelación de alimentos?

La descongelación consiste en revertir el efecto producido por la congelación, siendo tan importante o más, ya que si no se realiza de forma correcta podemos estropear los alimentos alterando su estructura y sus características nutricionales, pero lo principal es que podemos afectar peligrosamente la inocuidad del alimento ya que las bacterias presentes en el alimento y las del entorno encuentra un camino fácil para reproducirse debido a los cambios producidos durante la congelación. El aumento de temperatura en el proceso de descongelación provoca que los microorganismos y las enzimas del alimento se reactiven y continúe el proceso de degradación. Además, el agua exudada durante la descongelación es rica en nutrientes que serán aprovechados por los microorganismos para reproducirse.

Los alimentos deben descongelarse siempre en la parte baja del frigorífico, 24 horas de antelación, teniendo especial cuidado en evitar la contaminación cruzada que provocaría el exudado de líquidos al resto de los alimentos, por lo que debe colocarse en un envase cerrado o en una fuente.

Si necesitamos el alimento en un periodo corto de tiempo, podemos emplear la descongelación en microondas, un proceso más rápido pero que produce más cambios en el producto si no se toman una serie de cuidados como colocar el producto dentro de un recipiente para evitar que se reseque y aplicar el programa de tiempo adecuado, el alimento debe permitir que el plato del microondas gire bien para realizar una descongelación uniforme.

No debe descongelarse nunca a temperatura ambiente, ya que es un rango de temperatura donde los microorganismos se reproducen con mayor rapidez y se expone al alimento a la contaminación ambiental.

Los alimentos descongelados no deben volver a congelarse para asegurar su inocuidad, si es necesario volver a congelar se deberá someter al alimento a altas temperaturas antes de su consumo. Una vez descongelado debe cocinarse o consumirse rápidamente, para evitar que la degradación provoque cambios no deseados.

Comprar pescados y mariscos en tu pescadería online de confianza

En Coyomar queremos que las fechas navideñas sean especiales en todos los hogares, ponemos a vuestra disposición nuestros productos en los dos formatos: los pescados y mariscos más frescos de las Lonjas gallegas para que puedas consumirlo al momento o congelarlo en tu casa o nosotros lo congelamos y almacenamos por ti, podrás ahorrar dinero y espacio sin perder calidad. En la pescadería online Coyomar estamos tan seguros de nuestros productos que garantizamos ambos formatos, para que solo te preocupes de saborear los mejores pescados y mariscos.

En nuestra página web puedes consultar la disponibilidad de pescados y mariscos frescos y puedes solicitar que los cocinemos en nuestras instalaciones o bien congelarlos y consumirlos más adelante.

En la pescadería online de Coyomar trabajamos para ofrecer a nuestros clientes los mejores productos y de mayor calidad del mercado, seleccionados el día previo al envío y expedidos en 24 horas, para que puedas disfrutar de los productos más frescos del mercado.  No trabajamos con stock de productos, los compramos bajo pedido. ¡Nuestros clientes solo se merecen lo mejor, nuestros clientes se merecen Coyomar!

Gema Pazos Sieira
Responsable Departamento Calidad y seguridad alimentaria, Coyomar.
Cuéntanoslo en nuestras redes

Deja un comentario

¡Compártelo!
Últimas recetas
¡Pídelo online!

Mariscos

Capturados en las rías gallegas
Comprar

Pescado Salvaje

Capturado de forma artesanal
Comprar

Mariscadas

Comprar

Otros productos
del mar

Comprar