Ha llegado la sardina a nuestras costas

Las primeras sardinas se asoman a los mostradores de las pescaderías para satisfacción de sus seguidores, que ven con alegría la tímida recuperación de esta especie tan emblemática para la península Ibérica. En la pescadería online de Coyomar te animamos a conocer más este pescado, que tiene unas excelentes características nutricionales y un sabor sin igual.

La campaña de la sardina, establecida normalmente para el mes de mayo, se ha adelantado este año en un mes, donde la abundancia de la especie ha desplazado a otras más habituales de estas épocas, como es el caso del jurel. Los científicos han constatado una notable recuperación después de las medidas implantadas y lejos ha quedado la amenaza de suprimir completamente las capturas debido al peligro que suponía para la continuidad de la sardina en nuestras aguas. Gracias al esfuerzo llevado a cabo por los pescadores, este año se ha aumentado la cuota asignada a la pesquería de la sardina ibérica, la cual se gestiona en conjunto con nuestro país vecino, Portugal, el cual se ha llevado la mayor parte de la cuota asignada para el 2022.

La sardina es una especie que está íntimamente relacionada con la salud del medio marino, ya que ésta tiene una gran influencia en el reclutamiento de esta especie que sufre muchas oscilaciones al ser pocos los rangos de edad que forman su población. Para que podáis entenderlo mejor, el reclutamiento de peces es el proceso que determina la cantidad de peces jóvenes que se incorporan a la población de peces susceptibles de explotación pesquera, es decir, aquellos que han sobrevivido a las etapas de huevo, larvas y juveniles pasando a ser peces adultos. Esto dependerá de múltiples factores, pero el más importante es el estado del entorno donde viven.

El estado de la pesquería dependerá de factores ambientales como son la salud del entorno y las condiciones oceanográficas. Para garantizar la continuidad de la especie, la pesca de la sardina está regulada a través de planes específicos llevados a cabo por las administraciones, las cuales determinan periodos de veda, cuotas por países, número de buques, horarios de pesca y muchas otras cuestiones definidas a través de estudios científicos, es por ello que las cuotas sufren oscilaciones anuales en función del estado de la especie.

La pesca de la sardina en Galicia

La sardina es una especie que está íntimamente relacionada con la cultura gallega. Galicia posee unas características que ofrecen el mejor ecosistema para el desarrollo de muchas especies, sobre todo las vinculadas al medio marino gracias a las características únicas de nuestras rías. Características que han hecho crecer un sector industrial que ha ido evolucionado a lo largo de los años, imprimiendo la cultura marinera en las poblaciones costeras a través de la gastronomía y el amor por el mar.

La pesca de bajura gallega emplea el arte del cerco para la pesca de la sardina, donde en esta época pueden verse los barcos cerqueros salir al alba y regresar al anochecer cargados de sardina que harán las delicias de los consumidores. Este arte consiste en ir cercando el banco de sardinas una vez se ha localizado en el mar para posteriormente izarlo a bordo.

Además, en Galicia se mantiene un arte de pesca tradicional, autóctono y muy selectivo, empleado para la captura de la sardina y la anchoa, el arte del “xeito”. La localidad de Rianxo, en la ría de Arousa, es famosa por la calidad de sus “xoubas” obtenidas con este arte de pesca tradicional. En la pescadería Coyomar podrás comprar pescado online obtenido de modo artesanal, respetuoso con el producto y el medio ambiente.

Características de la sardina

La sardina es un pescado azul que no tiene imitadores, esta especie única es conocida en todos los rincones de nuestro país, donde la podremos encontrar con nombres tan variados como parrocha, manolita, sardiña o xouba, pero todos ellos se refieren a la inimitable Sardina pilchardus”, la reina de las barbacoas veraniegas.

Casi todo el mundo sabe identificar una sardina: su cuerpo brillante, alargado y esbelto, cubierto por grandes escamas fáciles de eliminar, con una cabeza puntiaguda y pequeñas aletas. Su lomo presenta una coloración en tonos verdosos, delimitado por una característica banda azulada que da paso a su vientre plateado.

 La sardina es una especie pelágica que pertenece al grupo de los clupeidos y que se encuentra distribuida a lo largo del Océano Atlántico, el Mediterráneo, Cantábrico, Canal de La Mancha y el mar del Norte, en profundidades de entre 10 y 100 metros. Las sardinas tienen predilección por las aguas cálidas, con rangos de temperatura entre los 14 y los 20ºC.

La sardina se caracteriza por su comportamiento gregario, desplazándose en grandes cardúmenes que se mueven al unísono sirviéndoles de protección ante el ataque de depredadores de mayor tamaño. Los ejemplares más jóvenes migran hacia las zonas costeras para adentrarse en el océano cuando alcanzan la madurez, realizando importantes desplazamientos con fines reproductivos y en busca de alimento.

 La sardina es una especie filtradora que en su etapa juvenil se alimenta básicamente de fitoplancton al que añade especies presentes en el zooplancton marino en su época adulta. Las aguas gallegas están consideradas una de las mayores reservas de plancton del mundo gracias a la calidad de sus aguas, es por ello que la mayor parte de las capturas de sardina de la península ibérica se producen en las costas gallegas y en aguas del norte de Portugal.

El ciclo vital de las sardinas es corto, alcanzando la madurez sexual a los dos años, con una esperanza de vida de hasta 10 años. Su talla mínima de captura está establecida en 11 cm, llegando a alcanzar los 25 cm.

Los beneficios de comer sardinas

La sardina destaca entre otros pescados de su clase por su valor nutricional, siendo uno de los pescados azules de referencia al satisfacer casi el 100% de los requerimientos nutricionales recomendados para la ingesta diaria en la población media. Su precio asequible y su gran valor nutricional la convierte en firme candidata a formar parte de una dieta saludable, que debe constar de 3 o 4 raciones de pescado semanales.

La sardina es un pescado azul cuya composición grasa varía en función de la época del año, es de todos conocido el dicho “Por San Juan, la sardina moja el pan” en referencia al máximo de grasa presente en su composición en esta época, donde se encuentra en su plenitud, llegando a niveles mínimos una vez realizado el desove.

El alto valor nutritivo de la sardina radica en su contenido lipídico saludable, en cuya composición abundan los ácidos grasos poliinsaturados Omega-3, además de numerosos nutrientes como proteínas de alto valor biológico que contienen aminoácidos imprescindibles para el ser humano. La sardina es un buen aporte de vitaminas liposolubles como la vitamina D y la A que refuerzan nuestras defensas inmunológicas y ayudan a proteger la piel y la vista; así como vitaminas del grupo B que ayudan a nuestro cuerpo a obtener la energía de los alimentos que consumimos, la formación de glóbulos rojos, la síntesis del material genético y la producción de hormonas sexuales. Los minerales más abundantes en su composición son el sodio y el calcio, con mayor concentración en sus espinas, además del fósforo y el magnesio, necesarios para la buena salud de nuestro sistema nervioso y la actividad muscular.

Recetas de sardinas, ¿Cómo degustarla para disfrutar de todas sus cualidades?

Todos estos nutrientes presentes en la sardina la convierten en un alimento imprescindible en cualquier hogar. Limitado por la estacionalidad del producto para su consumo en fresco, es un pescado que admite la fabricación en conserva manteniendo todas las cualidades organolépticas y nutricionales, por lo que podéis animaros a fabricar vuestras propias reservas con las que podréis degustarlas en cualquier época del año.

El sabor y olor de una barbacoa con sardinas trae recuerdos de verano y reuniones de seres queridos. Si eres de los que adora las sardinas, pero no te gusta el olor que dejan en tu hogar, te ofrecemos un truco para saborear unas sardinas asadas sin malos humos. Envuelve las sardinas en papel aluminio e introdúcelas durante unos 10 minutos en el horno previamente calentado a temperatura media, el sabor de la brasa podrás conseguirlo espolvoreándolas con sal ahumada.

La sardina es un pescado muy versátil, por lo que te animamos a que no te quedes solo en este tipo de elaboración. Unas sardinas escabechadas, ahumadas o marinadas serán ideales para aperitivos, ensaladas o consumo en solitario. El tradicional guiso gallego de “xoubiñas “es ideal para ofrecer un plato con un sabor tradicional lleno de matices, si os animáis a probarlo podéis encontrar la receta en nuestra web, un plato completo y saludable que seguro no os defraudará.

Deja un comentario

Abrir chat