La almeja gallega y sus variedades

Si preguntamos qué es una almeja parece que todo el mundo lo tiene más o menos claro, pero si retamos a nombrar y distinguir los distintos tipos de almejas que podemos encontrar en los mercados de nuestro barrio la mayoría empezará a dudar. No os preocupéis, no todo el mundo tiene que ser un experto biólogo, por ello, desde la pescadería online Coyomar, queremos ofrecer una serie de conceptos básicos que puedan ayudar a la hora de conocer y escoger el tipo de almeja que mejor se adapte a vuestros gustos o necesidades, queremos ser una ventana a los productos procedentes del mar gallego a través de la divulgación, poniéndolos en valor para que ocupen el lugar que se merecen.

¡Vamos a conocer las almejas gallegas y sus distintas variedades!

Las almejas forman parte de los moluscos, un amplio grupo de organismos que se caracterizan por presentar un cuerpo blando que puede estar o no protegido por una concha. Las principales clases de moluscos son: gasterópodos, cefalópodos y bivalvos; entre estos últimos se encuentran las almejas.

Las almejas se caracterizan porque presentan una concha bivalva, dos valvas o partes, de naturaleza calcárea que presenta en su parte superior una protuberancia denominada “umbo”. Las valvas se unen mediante la “charnela” a través de unos dientes y un ligamento elástico que facilita la apertura de la concha.

El cuerpo de la almeja es blando, como corresponde a los organismos de su especie, y consta de dos pliegues carnosos que recubren su cuerpo, del que sobresalen los “sifones”, empleados para la respiración y la alimentación, y el pie, que le servirá en las labores de desplazamiento y excavación.

¿Cómo se clasifican las almejas?

Las almejas se engloban dentro de la gran familia veneridae (el origen de este nombre procede de la diosa Venus), que está formada por moluscos bivalvos de distintos tamaños que, en su inmensa mayoría, son comercializados y consumidos. La superficie de la concha, su forma y color variará en función de las distintas especies, siendo éstas unas de las características que faciliten su identificación.

En Galicia podemos encontrar gran variedad de almejas, en nuestros arenales se reproducen tres de las variedades autóctonas de mayor calidad y valor gastronómico: la almeja fina, la almeja babosa y la almeja roja o rubia; así como una foránea: la almeja japónica, introducida en Galicia en los años 80 y que se ha convertido en hija adoptiva de nuestra tierra gracias a su rápida adaptación al medio, siendo de las más abundantes en los bancos marisqueros.

¿Cuál es el hábitat de las almejas?

Las almejas viven normalmente enterradas en fondos arenosos o fangosos poco pedregosos, gracias al movimiento de su pie que actúa a modo de pala. Pueden encontrarse desde la zona intermareal hasta los 200 metros, enterradas a una profundidad de entre 15 y 30 cm.

Las diferentes almejas que podemos encontrar en nuestra comunidad tienen preferencias por el tipo de sustrato en el que habitan, como veremos en detalle cuando hablemos de cada una de ellas.

¿Cómo se alimentan las almejas?

Las almejas son animales filtradores que captan las partículas que se encuentran en suspensión a través de los sifones y las envía a las branquias, las cuales actúan como un filtro. De allí pasan a la boca donde se seleccionan aquellas que cumplen las condiciones, rechazándose en forma de heces las que no lo hagan.

Las almejas se alimentan de plancton, y si por algo son conocidas las aguas gallegas es por ser el mayor depósito de plancton del mundo. Las características únicas de las aguas de Galicia, otorgan a las almejas gallegas una calidad y sabor excepcionales, con unas cualidades organolépticas y nutricionales reconocidas mundialmente.

¿Cómo se reproducen las almejas?

Las almejas son especies dioicas, esto significa que existen macho y hembra, aunque es imposible distinguirlos a simple vista ya que no poseen dimorfismo sexual.

La fecundación es externa y se produce cuando son expulsados al medio las gametos femeninos y masculinos, procediéndose a la fecundación dando lugar a una larva que pasará a formar parte del zooplancton, pasadas dos semanas se posará en el fondo marino para iniciar la metamorfosis a adulto juvenil.

El crecimiento de las almejas se produce segregando concha a lo largo del borde del manto. Este crecimiento se ve influenciado por múltiples factores como pueden ser las condiciones externas y la disponibilidad de alimento, siendo la época más favorable la comprendida entre a primavera y el verano. El tamaño máximo que puede alcanzar una almeja variará en función de las distintas especies.

¿Cómo se extraen las almejas?

La extracción de las almejas es un método artesanal denominado marisqueo que se realiza por mariscadoras y mariscadores. Es una técnica que consiste en la cría, mantenimiento de las zonas de cultivo, captura y recogida de marisco. Existen dos tipos de marisqueo: el marisqueo a flote, que se lleva a cabo desde embarcaciones, y el marisqueo a pie, donde se recorre los arenales durante la bajamar para extraer los codiciados bivalvos mediante el empleo de “raños” o azadas.

Las almejas presentan dos temporadas, que van de los meses de enero a abril y de septiembre a diciembre, donde son extraídas de los arenales. Las almejas pueden proceder de bancos naturales o parques de cultivo, en éstos últimos se siembra la arena con “semilla” o crías de almeja, realizando una labor de cuidado y limpieza de los arenales que optimizará el crecimiento y supervivencia de la especie.

Importancia económica y social de las almejas

La almeja es un molusco bivalvo que tiene una gran aceptación entre los consumidores al estar incluidas dentro de los denominados mariscos, cuenta con una amplia tradición gastronómica y alta demanda en los mercados.

El hecho de que las almejas sean uno de los mariscos más demandados ha originado una disminución de las poblaciones naturales debido a la sobreexplotación, lo que ha propiciado el desarrollo de estudios que permitan el cultivo de la especie para satisfacer la gran demanda que las poblaciones naturales no cubren. El cultivo de almejas a través de la repoblación y el cuidado de los bancos de cultivo juega un papel muy importante a nivel socioeconómico como generador de puestos de trabajo, como se puede apreciar en el sector de las mariscadoras y mariscadores, ayudando a fijar la población en las zonas costeras donde se realiza la actividad y realizando una labor medioambiental al evitar el agotamiento de los bancos naturales y la extinción de las especies.

La mayor parte de las almejas comercializadas se destinan al consumo en fresco, pudiendo encontrarse también en conserva o congelada. Como la mayor parte de los moluscos, su comercialización incluye el proceso de depuración, mediante el cual se somete a los bivalvos a un proceso que ayuda a eliminar la flora patógena y los restos de lodos y arenas que puedan contener.

¿Cuál es la mejor almeja gallega? Características nutricionales

Las almejas gallegas poseen unas características excepcionales, la mejor almeja gallega será aquella que mejor se adapte a las necesidades y gustos de cada uno. Las almejas gallegas cuentan con un sabor y una calidad únicos, siendo las características de cada una de ellas únicas y su elección se realizará en función del uso o el gusto del comensal.

La almeja es un alimento con un aporte de grasas muy bajo, 0’5 gr por cada 100 gr de porción comestible, por lo que son una alternativa recomendada en regímenes de bajo contenido calórico.  Son una fuente muy importante de hierro y yodo, así como vitaminas como la niacina o B-3 y la vitamina A.

 Vamos a conocerlas más en profundidad para poder diferenciarlas y decidir cuál se ajusta más a nuestras necesidades.

Almeja babosa

La almeja babosa, Venerupis corrugata, es uno de los moluscos bivalvos más apreciados en la cocina tradicional gallega, muy similar a la almeja fina pero un poco más consistente. Posee un intenso sabor a mar, sabrosa carne y una estupenda relación calidad-precio.

La almeja babosa vive en fondos de arena fina, arena con fango o con guijarro fangoso. Se sitúa en la zona bajo el límite inferior de la marea, el pequeño tamaño de sus sifones le impide enterrarse a mayores profundidades, lo que le ayudaría a resistir los periodos de bajamar. Se encuentra distribuida desde el límite inferior de la bajamar hasta los 40 metros de profundidad.

La almeja babosa presenta menos resistencia fuera del agua que la almeja fina, por lo que pequeñas variaciones de temperatura o salinidad pueden provocar su muerte. Sin embargo, las cualidades organolépticas de ambas especies son muy similares, siendo la almeja babosa una buena alternativa gastronómica a la almeja fina, normalmente con precios más elevados, admitiendo el mismo tipo de preparaciones o recetas.

La almeja babosa tiene una talla mínima de 3’8 cm, que alcanza aproximadamente entre el 2º o 3er año de vida. El tamaño máximo se sitúa entre los 4 y 5 cm.

Las características que nos permiten identificar a la almeja babosa son:

  • Concha ovalada y alargada, con superficie surcada por líneas de crecimiento finas y concéntricas, más lisa que la almeja fina, y sin líneas radiales que la crucen o con ellas muy delgadas.
  • Coloración entre gris pálido y crema, ocasionalmente marronáceo, puede presentar líneas de coloración muy intensa.
  • Dos manchas oscuras junto a la charnela o bisagra
  • Posee unos sifones cortos unidos en toda su longitud, salvo en los extremos exteriores.

Almeja fina

La almeja fina, Ruditapes decussatus, es una de las almejas más demandadas y con mayor cotización del mercado por su exquisito sabor y una carne muy tierna que la hace ideal para degustar cruda. Conocida como almeja de Carril, por ser esta localidad de la Ría de Arousa donde se extraen las almejas de mayor calidad gracias a la confluencia de las aguas del río Ulla y la ría de Arousa.

La almeja fina habita en bancos de arena limpia o con algo de guijarro, también en zonas de fango firme. Gracias a la longitud de sus sifones puede enterrarse hasta los 20 cm de profundidad, resistiendo en buenas condiciones los periodos de bajamar y siendo la almeja que más tiempo aguanta fuera del agua. La almeja fina se puede encontrar desde la zona intermareal hasta unos pocos metros de profundidad.

La talla mínima de la almeja fina se encuentra en los 4 cm, tamaño que alcanza entre los 3 o 4 años de edad. La almeja fina puede llegar a los 8 cm de talla máxima.

Las características de la almeja fina son:

  • Concha más o menos ovalada y sólida con costillas radiales concéntricas y juntas que están cruzadas por líneas que simulan unos cuadrados característicos que son su seña de identidad.
  • Color variable en función del sustrato, desde blanquecino a amarillo o marrón, pudiendo presentar rayas o zig-zag de coloración marrón oscura. La parte interna es blanca amarillenta.
  • Los sifones se encuentran separados en toda su longitud.

Almeja rubia o almeja roja

La almeja roja, Venerupis romboides, es, junto con la almeja japónica, una de las almejas más económicas de nuestra comunidad, aunque no por ello de peor calidad.

La almeja rubia se encuentra en fondos de arena o guijarro, bajo el límite inferior de la bajamar, pudiendo encontrarse hasta los 200 metros.

La almeja rubia tiene una talla mínima de 4 cm, tamaño que alcanza en unos dos años y presenta un crecimiento rápido. Las tallas máximas alcanzadas están en torno a los 6’5 cm.

Las características de la almeja roja son:

  • Concha ovalada con superficie más lisa que el resto de las almejas, con líneas de crecimiento concéntricas muy finas y brillantes que le da un aspecto pulido.
  • La coloración va desde el crema-amarillento hasta el marrón anaranjado, las líneas concéntricas presentan unos dibujos característicos en forma de zig-zag con tonalidades rojizas o violetas

Almeja japónica o almeja japonesa

La almeja japónica, Ruditapes philippinarum, es una almeja foránea, introducida en Galicia en los años 80, que se cultiva intensivamente gracias a su buena adaptación y rápido crecimiento, convirtiéndose en una de las más abundantes y económicas de nuestras rías, con una fuerte demanda por parte de los consumidores.

La almeja japonesa puede encontrarse compartiendo zona con la almeja fina, en zonas de arena limpia o con algo de guijarro

Su talla mínima es de 3’5 cm, con ritmos de crecimiento muy rápidos, similares a la almeja babosa, al igual que el tamaño máximo de crecimiento. La almeja japonesa puede alcanzar tamaños en los que entrarían menos de 20 almejas en 1 kg.

Las características de la almeja japónica son:

  • Concha ovalada y sólida, con las costillas y las líneas radiales muy marcadas, lo que le da un aspecto más rugoso que la almeja fina con borde anterior más redondeado que ésta.
  • La coloración dependerá del sustrato en el que se críe, con tonos que van desde el blanco, el tostado y el gris, siendo ésta la coloración más habitual.
  • Los sifones están unidos hasta la mitad, siendo una clara diferencia con otras especies.

Comprar almejas gallegas online

En la pescadería online COYOMAR puedes comprar almejas gallegas con todas las garantías de origen y calidad. Las almejas gallegas se envían crudas para que puedas disfrutar en tu casa todas sus cualidades organolépticas. Si lo deseas podemos cocerlas en nuestras instalaciones, para ello debes indicarlo antes de finalizar tu pedido.

Las almejas, como animales filtradores, deben cumplir la normativa referente a seguridad alimentaria, superando una serie de controles de calidad y seguridad. Todas las almejas deben pasar por un periodo de depuración posterior a su captura, donde serán sometidos a una limpieza con agua para eliminar lodos y suciedad externa y posteriormente sometidos a la depuración propiamente dicha, donde se mantienen en agua previamente tratada con el objetivo de eliminar posibles microorganismos patógenos o sustancias no deseadas.

La trazabilidad es la mejor garantía de seguridad alimentaria, es por ello que la etiqueta será el mejor aval, en la que se indicará el origen, el método de captura y el proveedor de los productos. Todo molusco debe estar vivo en el momento de su compra, para ello debemos comprobar que las conchas están cerradas o semicerradas, éstas deben cerrarse al ejercer una ligera presión en la concha, sino es conveniente desecharlas.

Al comprar almejas gallegas en la pescadería online Coyomar te aseguramos el producto más fresco del mercado, ya que adquirimos el producto que has seleccionado el día antes a su envío. Las almejas llegarán a tu casa en menos de 24 horas, en vehículos refrigerados que aseguran la temperatura de entre 0-5ºC en todo el trayecto, manteniendo así la cadena de frío.

Cómo conservar las almejas

Una vez recibas las almejas gallegas en tu casa, debes intentar mantener la cadena de frío hasta el momento de su consumo, refrigerándolas preferiblemente dentro de la malla en la parte menos fría del frigorífico, siendo el tiempo máximo de permanencia de 3 días.

Recetas de almejas gallegas

Las almejas gallegas son un alimento muy nutritivo recomendado por su gran composición en nutrientes, pero además es un alimento muy versátil que permite un sinfín de recetas en las que poder disfrutar de este delicioso molusco bivalvo. Las recetas más conocidas son las almejas en salsa, donde la más tradicional es la de “almejas a la marinera” que podrás consultar en nuestra sección Recetas de la web, aunque unas almejas en salsa verde no dejan indiferente a nadie. La almeja es un producto con un sabor característico por lo que os animamos a probar unas buenas almejas finas crudas con o sin limón con las que podrás saborear su intenso sabor a mar o unas almejas a la plancha que te sabrán siempre a poco. Cualquier elaboración se verá reforzada cuando el producto es de calidad, como lo son las almejas gallegas comercializadas por la pescadería online Coyomar.

Deja un comentario

Abrir chat